jueves, 28 de enero de 2016

Maitia,nun zira?



 El autor, José Tomás Uruñuela, nacio en Vitoria en 1891, su educación fue del todo científica, estudió Química en Madrid. En 1919 fue nombrado consejero de la Escuela de Artes y Oficios. en este periodo compagina su trabajo con sus aficiones musicales y el amor por su tierra y cultura vasca. Hacia  1926 aparecen sus publicaciones como "Maitia". Otras produciones suyas son "Aizta txinkurrun", "Jorrai dantz"' y "Los caballeritos de Azkoitia", y más tarde "El clavecín de Bendaña", "Canciones alavesas para voz y piano".
en 1937 con laq caida de Bilbao, se exilia a Paris, trabajando en el grupo Eresoinka, ofreciendo espectáculos de cultura vasca en Europa y América.
En 1942 vuelve del exilio, se instala en Madrid y se traslada a San Sebastián, ocupándose de la Escuela de Danza y de la Schola Cantorum. Al mismo tiempo recopila melodias vascas. 
Muere en 1963 en la ciudad en la que trabajo los últimos años.

Te dejo la composición Maitia y su traducción al español.




Maitia, nun zira? Nik ez zitut ikusten,
ez berririk jakiten. Nurat galdu zira?
Ala kanbiatu da zure deseina?
Hitz eman zenereitan, ez behin, bai berritan,
enia zinela.





Ohikoa nuzu. Enuzu kanbiatu.
Bihotzian beinin hartu, eta zu maitatu.
Aita jeloskor batek dizu kausatu.
Zure ikustetik, gehiago mintzatzetik,
hark nizu pribatu



Aita jeloskorra! Zuk alaba igorri,
arauz ene ihesi, komentu hartara!
Har'eta ez ahal da sarturen serora:
fede bedera dugu, elkarri eman dugu,
gauza segurra da.



Zamariz iganik, jin zazkit ikustera,
ene kontsolatzera, aitaren isilik:
hogei eta lau unte baditut beterik:
urte baten burlan nik eztuket ordian aitaren
axolik

¿Dónde estás, querida? No te veo,
ni tengo noticias de ti. ¿Dónde te has perdido?
¿0 has cambiado de intención?
Me diste tu palabra, no una, sino dos veces, de
que eras mía.

 

Soy la de siempre. No he cambiado.
Te tomé una vez en el corazón para quererte.
Un padre celoso lo ha causado,
ha sido él quien me ha privado de verte y
hablarte más.



¡Padre celoso! ¡Enviaste a tu hija
sin duda para alejarla de mí, a aquel convento!
Aún así, espero que no se meta monja:
tenemos una misma fe, nos la hemos entregado,
es cosa segura.



Sobre un borrico has venido a verme,
a consolarme, a escondidas del padre:
tengo ya veinticuatro años cumplidos:
en cuanto pase un año, entonces no me
importara el padre.


Te dejo la composición para violín flauta y piano. Pasa el ratón por la parte superior de la partitura y clic al reproductor rojo.


Te dejo la partitura, haz clic AQUÍ, para descargarla.



Te dejo los midis de las diferentes voces. Haz clic en cada cuerda.
Sopranos.
Contraltos.
Tenores.
Bajos.
Todos.
Desde aquí podras escuchar las cuerdas. Haz clic en el reproductor.

Sopranos.




Contraltos.




Tenores.




Bajos.
Te dejo esta carpeta en la que podrás descargar todo lo anterior.
Para poder ver la carpeta, pincha en la nube y desplazala hasta su posición.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada