domingo, 1 de enero de 2012

Los villancicos.


Actualmente esta palabra hace referencia a las canciones populares cuyo tema es la Navidad, pero no siempre ha sido así. El termino hace referencia a las personas que los cantaban, los villanos; que no son los malos de las películas, sino los habitantes de las villas. Estos cánticos antes de llamarse villancicos recibieron otros nombres como "villancejos" o "villancetes". Originariamente eran canciones en comunidad que nada tenían que ver con la Navidad, sino que eran composiciones poético-musicales de carácter popular. Servían para registrar las costumbres y la vida cotidiana de los pueblos.
Los eruditos coinciden en que la tradición de los villancicos se remonta al siglo XIII, su máximo explendor la obtienen en el XV. El Cancionero de Palacio, que es una de las fuentes musicales más antiguas del género, aparecen villancicos con los contenidos más diversos: desde textos amorosos a violentas e irreverentes sátiras, pasando por composiciones que celebran algún destacado acontecimiento, así como cantos en alabanza de Cristo o la Virgen María.
El compositor más destacado de este período es Juan del Enzina (1468-1530), a quien pertenece la siguiente composición:

Hoy comamos y bebamos.
Y cantemos y holguemos,
que mañana ayunaremos.

Por honra de san Antruejo
parémonos hoy bien anchos,
embutamos estos panchos,
recalquemos el pellejo.
Que es costumbre de concejo
que todos hoy nos hartemos,
que mañana ayunaremos.




En el siguiente vídeo aparece el gran flautista alemán Andreas Prittwitz tocando la melodía de “Hoy comamos y bebamos” con el clarinete, el saxofón soprano y las flautas de pico, e improvisando sobre la misma. De esta manera hace una interesante fusión entre la música del Renacimiento y el jazz.
Andrea forma parte del grupo Lookingback.

El vídeo es muy divertido, ya que está basado en la historia de “El flautista de Hamelín”. Y el final… ¡el final no os lo cuento!





Prefiero que lo veáis vosotros mismos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada