lunes, 18 de abril de 2011

El Maestro Victoria

<
Cronología de Tomás Luis de Villanueva. Pincha en la imagen.

Esta Semana Santa Madrid se vuelca en el IV centenario del fallecimiento del Maestro Victoria.
Me pregunto ¿cuántso madrileños conocen a Tomás Luis de Victoria? Seguramente pocos. Pero son infinidad los que algún día han quedado en la salida del Corte Inglés a "Maestro Victoria". Esta pequeña calle peatonal del Centro de Madrid lleva el nombre del ilustre organista.  Si nuestro curioso caminante alza la mirada sobre el bullicio de la gente, leerá Calle del Maestro Victoria. Este azulejo fue instalado hace apenas unos años y, sorprendentemente, nos da unas fechas de nacimiento y defunción, (1540-1608) que aunque aproximadas, no son sin embargo exactas.

Ver mapa más grande
 Igualmente extraña es la imagen que se dibuja del fraile, pues tampoco corresponde con ninguna de las tradicionalmente asociadas con nuestro compositor. Pero aunque este nuevo azulejo nos inspire recelo, de lo que no hay duda es que la calle recuerda, en palabras del distinguido musicólogo José María Llorens, a “uno de los compositores españoles más destacados de todos los tiempos”. En realidad la calle lleva el nombre de Maestro Victoria desde 1941.
En tiempos de Victoria, mucho antes que El Corte Inglés y su anual espectáculo infantil Cortylandia fueran imaginables, la calle se conocía como Calle de Capellanes. Se le dio este nombre porque muchos de los capellanes del vecino convento de las Descalzas Reales se hospedaban aquí. En 1901 la calle se llamó de Mariana Pineda, condenada a muerte por ser la bordadora de la bandera liberal. A fechas de hoy Mariana Pineda tiene una plaza en el barrio de Vallecas. El nombre de maestro Victoria data de1941 por ser en esta calle donde residió y falleció en la casa de los Capellanes. Como nota curiosa de este periplo madrileño informarles que en una calle cercana. La calle Misericordia vivió Pio Baroja quien poseía la Tahona de Viena Capellanes. Si nuestro buen paseante desea entretenerse un poco más, y como estamos en tiempo de vigilia y abstinencia, podrá saborear un buen bacalao en Casa Labra. Bajando por la calle Tetuan hacia la plaza de Celenque, justo un poco antes de llegar, podemos atravesar por el pasadizo comercial que llega a la calle Arenal. En este sitio vivió el Padre Coloma, autor del cuento del Ratoncito Pérez. Aquí tiene un pequeño y diminuto monumento el ídolo de nuestros pequeños desdentados.




Si nuestro moderno viandante continúa hasta el final llegará hasta  la iglesia de San Ginés, en cuyo pórtico verá un monumento que rememora la muerte de Victoria, esta vez con la fecha exacta de 1611.



El maestro Victoria pasó los últimos 25 años de su vida en este barrio de Madrid. Cuando se habla de él se le recuerda como abulense o como romano. Ya es hora de reivindicar al organista como madrileño. Fue aquí, en el kilómetro cero de la capital española, donde Victoria compuso la música para al menos 7 de los 15 libros de polifonía que comprenden sus obras completas. La música contenida en esos libros no sólo fue la parte más madura, y, en el caso de su libro de 1600, la más innovadora, sino que la música que compuso en la capital le dio la fama universal que parece encontrar eco incluso en su propio nombre ¡Victoria!
En tiempos de Victoria, mucho antes que El Corte Inglés y su anual espectáculo infantil Cortylandia fueran imaginables, la calle se conocía como Calle de Capellanes. Se le dio este nombre porque muchos de los capellanes del vecino convento de las Descalzas Reales se hospedaban aquí.
Os dejo algunas de sus composiciones.
Officium Defunctorum - Sanctus  Benedictus
Vidi speciosam
Ave Maria

O magnum mysterium por Esemble Plus Ultra.

2 comentarios:

  1. No conocía a Tomás Luis de Victoria, pese a pasear con mi novia por esa zona, durante un par de años que viví en Madrid.
    Buscando en internet observo que hay varias capitales que tienen una calle con su nombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para los más castizos es conocido como El Maestro Victoria.

      Eliminar